Cómo entrenar a tu lector ideal · Sinjania Recursos para Escritores

https://www.sinjania.com/lector-ideal/?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=Cómo+entrenar+a+tu+lector+ideal&utm_campaign=Junio+4

Peter R. Vergara Ramírez https://about.me/petervergaraescritor

Susurros Mortales: El comienzo… (Volumen 1) PDF – EDIVER LIBROS

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=264975220644912&id=264500864025681

Peter R. Vergara Ramírez https://about.me/petervergaraescritor

La espera que desespera…

Caminamos por la vida de lado a lado, esperando.
Esperando por un mejor trabajo, una relación de amor nueva, un cambio en nuestras finanzas, un auto último modelo, más comprensión de nuestros hijos y los demás miembros de la familia y otras menudencias.
Y en esa larga lista de espera entran las metas establecidas, los sueños sin realizar, la casa que deseamos, y un sinfín de cosas más que, llegado el momento, nos abruman implacablemente y nos desesperan, pues vemos el paso del tiempo que avanza inmisericordemente y jamás se detiene, y nuestra espera se queda en eso, una que no trae la culminación de nuestros anhelos más queridos.
Todos hemos atravesado por esta penosa situación, la espera que desespera, como decían nuestra gente de antes, y sinceramente, repitiendo, desespera.
Y esto sucede porque esperamos muchas cosas, cambios, mejores condiciones y calidad de vida, que los jefes sean generosos, que mi pareja sea el amor que siempre esperé, que los hijos se comporten debidamente, que la suegra se mantenga bien lejos de nuestra existencia, que el perro no fastidie tanto por las noches, que el vecino sea soportable y no nos atormente todos los fines de semana con la estruendosa música de su preferencia, así como también esperamos pegarnos en el Powerball, la Loto, aunque sea en Pega 3 o en el Pega 4, algo que por un momento nos brinde un grato sentimiento de satisfacción que solamente produce la posesión temporera de dinero para sufragar algunos de los gastos que regularmente tiene cualquier familia de nuestra isla, pues ahora es que descubrimos que la cosa está peor de lo que pensábamos. Una ceguera existencial que nos impide ver la luz, aunque la tengamos enfrente de nosotros.
Esperamos tanto…
Y al final, nada conseguimos, pues esperamos que el maná nos caiga del cielo sin trabajar para ello, sin esforzarnos al máximo de nuestra capacidad, y durmiendo el sueño de los tontos, mientras el tren de la vida pasa a vertiginosa velocidad frente a nosotros, y no hacemos el mínimo esfuerzo por detenerlo y montarnos en él.
Mientras tanto, llegan las noches, nos preparamos para dormir, y pensamos que el mañana será otro día en el que lo esperado llegará.
Pero nada llega. Pasan los segundos, minutos, horas, otro día más, y nuevamente la sensación de impotencia por esperar milagrosamente lo que nunca llegará si no cambiamos nuestro pensamiento.
Si has esperado una eternidad para que se cumplan tus sueños, y nada ha sucedido, creo que es el momento preciso para reflexionar, para detenernos en la carrera loca en la que se ha convertido nuestra existencia, y mirar dentro de nuestro corazón.
Es nuestra única opción en esta hora decisiva de tu correr por el mundo.
El momento en que recogemos velas y nos detenemos en medio de la tempestad, y atisbamos detenidamente el océano de situaciones positivas y negativas que nos han llevado hasta aquí, y tratar de enfocar de manera distinta la situación.
Tus metas no se han cumplido, los sueños hermosos que llevas a rastras desde niño y luego adulto no se han realizado como deseas, tu empleo es un infierno, tu pareja ni te soporta, los hijos caminan cada uno por su lado y ni te prestan atención, estás endeudado hasta el cuello, los bancos no te prestan, la suegra vive contigo, el perro te muerde cada vez que te ve, el dinero no llega, y si llega, se evapora en minutos por todas las obligaciones que tienes contraídas, envejeces cada minuto que pasa, tu cuerpo se trasforma, sientes toda clase de dolencias físicas y morales, la tristeza y el fracaso se apoderan de tu ser, tu alma se resquebraja ante los embates del destino, y cada día que pasa te sume más en un abismo del que difícilmente podrás salir si no cambias ahora.
Ya no hay tiempo, te dirás.
Estoy muy viejo para cambiar.
No tengo fuerzas para empezar nuevamente.
Nadie me dará la mano.
No vale la pena.
Esta tristeza nada ni nadie me la quita.
Estoy cansado de esperar.
No quiero luchar más.
¿Sabes algo?
Si nada te ha funcionado hasta ahora, si te sientes harto de vivir, y si te encuentras en el valle oscuro del desaliento, es un buen momento para recapacitar.
Lo que esperábamos no llegó. Bien. Busquemos entonces otras metas, distintos sueños, nuevas perspectivas de vida, enfoques diversos, alegrías insospechadas.
No te rindas ni entristezcas por cosas que nunca llegaron, ni abandones la lucha por ser feliz.
Piensa en las cosas bonitas de tu vida, lo que te ha motivado a seguir adelante a pesar de todo, en los momentos felices de tu existencia, en los logros que sí has conseguido, en todo lo que de una u otra forma te ha empujado a través de la tormenta y te ha llevado a puerto seguro. Siempre existe en nuestra existencia algo bonito, aunque lo quieras negar.
La espera se acabó.
También los lamentos.
Es hora de izar nuevamente las velas, y dirigirnos en medio del océano a un mundo nuevo, donde aprendiendo de todas nuestras experiencias, nos enfoquemos únicamente en ser felices, pues tú te lo mereces. Eres un triunfador. No has querido admitirlo, pero el simple hecho de leer estas palabras que hoy escribo, es que en tu interior todavía vive la llama de la esperanza y de una vida feliz que desde niño tenías. Quieres, necesitas un cambio.
¿Por qué esperar entonces?
Traza una nueva ruta desde este momento hasta tu muerte, vive cada segundo como si fuera el último, comparte con tu gente amada, llévale un regalo al jefe, aunque sea odioso, soporta a tu suegra, dale un hueso o una lata de comida al perro, trabaja más para que más tengas, y deja de rumiar tus fracasos anteriores, tíralos al baúl de los recuerdos, y comienza una existencia plena sin espacio para la tristeza.
La espera terminó. Sonríe. Sé feliz.
Ahora es tu momento, la etapa final, la mejor, la que llenará tu alma y tu ser de muchas alegrías.
Y no vuelvas a esperar por lo que nunca llegó.
No vale ni un minuto de tu tiempo…

Por qué refinar tu idea antes de empezar a escribir · Sinjania Recursos para Escritores

Tweet de Peter R. Vergara en Twitter

o87TPiWJ_normal.jpg Peter R. Vergara (@vergrampeter)
6/17/17 8:40 PM
facebook.com/petervergaraes… #superacion #FuerzaYFe #AmorAmorAmor #MIEDO #autoayuda #Motivation pic.twitter.com/OWl4f1uI0d

Descarga la aplicación de Twitter

Peter R. Vergara Ramírez https://about.me/petervergaraescritor

Reflexiones de Vida – Google+

https://plus.google.com/communities/104873990509869009656?iem=1&iem=4&gpawv=1&hl=es-US

Peter R. Vergara Ramírez https://about.me/petervergaraescritor