Mi camino hacia ti…

Mi camino hacia ti

3 años.

Parece que fue ayer.

Un ayer que en su momento estaba cubierto de dolor, lágrimas, tristeza; desesperación.

Un ayer que quizás fue hermoso en su minuto de vida, pero que se convirtió en la negrura de mi existencia un día de verano, sumergiéndome en la nada de la infelicidad que llegaba hasta mi alma a pasos agigantados.

3 años, más de 1,000 días. Pocos. Y muchos a la vez.

Dicen que cuando la oscuridad llega a tu vida, no debes detenerte en medio de ella.

Te puedes hundir más, o acabar de perderte en la nada.

Yo no me detuve. Me sorprendió la oscuridad cuando menos lo esperaba, me confundí, y también me dolió, para qué negarlo.

Pero cuando más desorientado me hallaba, cuando más inclinado me sentía de regresar en vez de avanzar, surgió una mano, tendida hacia mí, suave, tierna, cubierta del amor que tanta falta me hacía en ese momento.

Y la tomé, su mano entre la mía, esperanzado e ilusionado con su callado ofrecimiento de amor, el que yo esperaba, el que yo necesitaba.

Caminando a través de la oscuridad, paso a paso, surgió el todo en medio de la nada.

Entonces sonreí. El camino hacia ti había llegado.

Acababa de conocer al amor de mi vida, y ya jamás lo soltaría.

3 años.

El final de un dolor, el comienzo de mi felicidad, al lado de la que luego sería mi todo…

Dedicado a mi esposa, Lynette, mi todo.

 

Deja un comentario