Cita interesante de “Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad (Spanish Edition)”

Hola, estoy leyendo “Susurros Mortales en el Viento: Ángel de Piedad (Spanish Edition)”, de Peter R Vergara-Ramírez, y quería compartir esta cita contigo.

El hombre se acercó sigilosamente, por detrás de la distraída mujer. Ella buscaba algo en su cartera de mano, y no se percató de la proximidad del peligro que se cernía a sus espaldas. El largo pasillo del Mercy Hospital, conducente a la sala de quimioterapia, se encontraba vacío en esas horas de la madrugada. La enfermera lucía cansada, ansiosa por regresar a su hogar para descansar. Había sido una jornada extenuante en la unidad de tratamiento anticanceroso, y tuvo que quedarse hasta el final atendiendo a una pareja de ancianos que llegaron prácticamente al anochecer. Luego de las pruebas pertinentes, el doctor a cargo había autorizado la quimioterapia, por lo que se atrasó entonces su salida del trabajo. Nunca el pago de horas extras era despreciable, especialmente con los altos gastos que actualmente tenía con la hipoteca de su casa, y del auto nuevo que recién había comprado. Tenía suerte de vivir sola, sin ataduras, ni compromisos con algún chauvinista masculino. Era cierto que a veces no consideraba esta situación tan afortunada, pero por lo menos podía dormir tranquila en la gran mayoría de las noches. Los hombres siempre fastidian cuando una quiere descansar. Para satisfacer sus apetencias sexuales, siempre podía recurrir a… -¿Tienes la conciencia tranquila,”

Empieza a leerlo gratis: http://a.co/8yJEuYN

Deja un comentario