Cita interesante de “Al Final del Abismo: Cuando la arrogancia destruye al verdadero amor… (Historias de m i Pueblo nº 1) (Spanish Edition)”

Hola, estoy leyendo “Al Final del Abismo: Cuando la arrogancia destruye al verdadero amor… (Historias de mi Pueblo nº 1) (Spanish Edition)”, de Peter Vergara-Ramirez, y quería compartir esta cita contigo. Desde su observatorio en las escalinatas de la iglesia, contempló a las personas que se aglomeraban alborozadas en los límites de la histórica plaza de recreo de Manatí. Carlos los justificaba, pues sólo faltaban dos minutos para finalizar el año. Comprendía que la vida no se detenía por lo que le pasara a él, ni el mundo cesaba de girar porque una mujer no le correpondiera. Distaba mucho de ser feliz en ese instante, pero así y todo, comenzaba a salir de la oscuridad. Pensó en Roberto, David, y Lemuel, los amigos que no supieron escoger el camino correcto. Recordó a Teresa y a Sergio, los padres recién descubiertos en su corazón y valorados en el nuevo comienzo, y a Diana, el amor que pudo ser y no funcionó por la niebla que oscureció su alma hasta ese día. Fue estúpido, ciego, y arrogante. Cometió toda clase de desaciertos e injusticias a lo largo de su existencia. Trató mal a su madre, despreció a todos los que no eran ni pensaban como él. Inclusive llegó a imaginar lo peor de la mujer que amaba, sin darle nunca el beneficio de la duda. No merecía la felicidad, pues creía justo el castigo divino a sus soberbias acciones a través de los años. Comenzó a llorar amargamente, sin vergüenza alguna. Ni siquiera hizo esfuerzos por contenerlas. Ansiaba el bálsamo sanador que solamente las lágrimas brindan sobre las desgarradas llagas del espíritu. Era la única forma de limpiar por completo el alma de tanta suciedad y podredumbre, de la miseria moral en que había existido, de errores cometidos en el camino, y de lo que no puede cambiarse por más que se quiera.”

Empieza a leerlo gratis: http://a.co/1z8t3q3

Deja un comentario